viernes 12 julio, 2024
756

II Marcha Indígena. Caso Inspirador N° 111 del Movimiento por la Tierra y Territorio.

El Instituto Para el Desarrollo Rural de Sudamérica asumió la tarea de ser el nuevo anfitrión (host) de la Coalición Nacional por la Tierra en Bolivia, una reunión de miembros y aliados de la International Land Coalition – ILC, para seguir trabajando por el acceso equitativo a la tierra para hombres y mujeres, y por la gobernanza responsable de la tierra, los territorios y los bienes naturales. La nueva facilitadora de la CNT Bolivia es Melisa Hinojosa Pérez, investigadora del IPDRS, quien llevará adelante la nueva estrategia y acciones a desarrollar.

Las Coaliciones Nacionales por la Tierra son alianzas de organizaciones de la sociedad civil e intergubernamentales con el objetivo de lograr una gobernanza de la tierra centrada en las personas. En Bolivia, se busca fortalecer las agendas y propuestas de los pueblos indígenas, campesinas y comunidades locales, y ejercer influencia en los procesos políticos a nivel local, nacional e internacional para proteger sus derechos a la tierra y al territorio.

En Bolivia, la CNT está conformada por el IPDRS, Fundación TIERRA, el Centro de Estudios Regionales de Tarija (CERDET), el Centro de Estudios Jurídicos e Investigación Social (CEJIS), y el Centro de Comunicación y Desarrollo Andino (CENDA). Fundación Tierra fue el anfitrión de la CNT desde hace más de una década, hoy por hoy, la coalición se encuentra en una nueva etapa que lejos de descartar todo el trabajo realizado, dará continuidad desde nuevas estrategias y acciones.  Una de ellas fue, por ejemplo, la participación de la CNT en el Foro Social Panamazónico (FOSPA), donde impulsó reflexiones sobre tierra y territorio, principalmente, en el eje de Pueblos indígenas donde se promovió la facilitación del grupo de trabajo sobre tierra y territorio.

Debate del grupo de trabajo Tierra y Territorio en el XI FOSPA. IPDRS, 2024.

Por otro lado, el 18 de junio, todos los miembros y sus representantes se reunieron para abordar la transición de la sede de la CNT, pasando de la Fundación Tierra al IPDRS, la elaboración de una estrategia y un Plan Trienal, y reflexionar sobre el contexto nacional. En este análisis se advirtió la crisis socioeconómica que atraviesa Bolivia, se discutió el desafío de trabajar con diversas organizaciones debido a que las actividades extractivas enraízan prácticas de corrupción y división a nivel comunal. Además, se destacó la importancia de insistir en el respeto de las autonomías indígenas, generar articulaciones de nivel territorial, y la necesidad de tener marcos normativos sólidos.

Frente a este escenario la CNT Bolivia debe encaminar sus acciones hacia procesos de incidencia más certeros, diálogos con múltiples actores y fortalecimiento de capacidades de las organizaciones de base con el objetivo de generar mayores posibilidades para contribuir a la problemática agraria, ambiental y territorial, en donde se garanticen los derechos de los pueblos indígenas, comunidades campesinas y afrodescendientes.  El IPDRS estará impulsando espacios de diálogo y reflexión abierta para que los pasos de la CNT sean nutridos ampliamente desde múltiples actores, aportando desde la perspectiva territorial y de dignificación del campo.