fbpx

 

 

 

Posts @IPDRS

Foto: Noticias ONIC

Las Autoridades de la Organización Nacional Indígena de Colombia, Autoridad Nacional de Gobierno Indígena, reunidas en Asamblea Nacional de carácter extraordinario, el día 10 de mayo del año en curso, para analizar la situación actual del Paro Nacional que completa 14 días, en la cual los Pueblos Indígenas nos encontramos participando, a través de la Minga en diferentes partes del país desde el 28 de abril; rechazando el nefasto tratamiento de guerra que el gobierno de Iván Duque le ha dado a la protesta social, el cual ha colocado en riesgo la vida de hermanos y hermanas mingueros en el Valle del Cauca, favoreciendo una creciente criminalización y estigmatización al movimiento indígena, DECLARA:

Descargar comunicado oficial click aqui

Colombia no está sola, con el pensamiento y sentir de los Mayores y Mayoras reconocemos el carácter particular del momento por el cual atraviesa el país, que exige que el movimiento indígena con su experiencia, fuerza y sabiduría duplique sus esfuerzos en la MINGA NACIONAL acompañando a los sectores movilizados y caminando con ellos para derrotar la acción militarista del gobierno, de discriminación y racismo estructural y sus políticas de exclusión social y empobrecimiento del pueblo colombiano en general.

En 14 días de Paro Nacional, el gobierno a través del accionar de la Policía, el ESMAD y el Ejército Nacional es responsable de1956 casos de violencia de todo tipo1, que ha segado la vida de 41 personas, la mayoría de ellas jóvenes, además de violencia sexual, tortura, detenciones arbitrarias, allanamientos, hay más de 435 desaparecidos y cientos de intervenciones violentas en barrios populares, calles, parques, estaciones de servicio público, peajes y carreteras. A esta violencia proveniente del Estado se suma la violencia paraestatal y las expresiones de racismo de civiles armados que atentan contra el pueblo y la Minga Indígena.

La respuesta del Gobierno de Duque se configura como un gran atentado a la democracia en Colombia y no vacilamos en afirmar que su conducta es punible y debe ser denunciada ante la Corte Penal Internacional.

Como parte de los enemigos de la democracia en Colombia, el Ex Senador Álvaro Uribe Vélez en diferentes pronunciamientos en redes y medios de comunicación, estigmatiza la movilización social y señala directamente a la Minga Indígena y a nuestros hermanos del CRIC, ACIVA R.P y ORIVAC como “terroristas” usando de manera engañosa datos, imágenes y situaciones fuera de contexto, con lo cual incita al odio y fomenta el racismo, animando el genocidio que desde la firma del Acuerdo de Paz a la fecha, le ha quitado la vida a más de 300 hermanos y hermanas indígenas.

El Paro Nacional es un levantamiento social y popular que se expresa en todo el país porque durante 200 años, quienes han gobernado la nación la han llevado a una profunda crisis social, económica, política, ambiental, humanitaria y de derechos humanos que, agudizada por la pandemia y las medidas antipopulares de este gobierno, han estallado, llevando a miles de colombianos y colombianas, especialmente a nuestros jóvenes, a salir masivamente a las calles para expresar el profundo descontento social y el rechazo al Gobierno de Duque y lo que representa.

Impulsamos el pliego de peticiones del Comité Nacional de Paro al tiempo que afirmamos, de la mano de las Asambleas Populares, que la protesta ya no puede limitarse únicamente a tal o cual reforma, es tiempo de exigir a este Gobierno y a los que sigan, y al Estado en su conjunto, respuestas integrales y estructurales que apunten a resolver las profundas desigualdades, injusticias, violencias estructurales y necesidades básicas insatisfechas que condenan a millones de colombianos a la pobreza y nos niega de facto nuestros derechos humanos, políticos, civiles, colectivos y ambientales. En el desarrollo de la protesta ofrecemos nuestro apoyo a través de la Guardia Indígena, para acompañar todos los CORREDORES HUMANITARIOS que se requieran.

Los pueblos y naciones indígenas que llevamos 529 años en lucha por la Pervivencia, tenemos suficientes razones para estar en Minga y ser parte de esta gran gesta del pueblo colombiano: el permanente asedio a los territorios, el desplazamiento y confinamiento que se ha incrementado en los últimos años, el asesinato que enluta a miles de nuestras familias y la amenaza creciente a nuestros derechos, especialmente, aquellos relacionados con la autonomía, como sucede con la intención de limitar y cercenar el derecho fundamental a la Consulta Previa libre e informada, la nula implementación del Capítulo Étnico del Acuerdo de Paz, entre otros, son parte de nuestros legítimos motivos para protestar. Hechos como la pretensión de impedir a la Minga en Jamundí circular libremente por el territorio nacional, que para nosotros desde la Ley de Origen es parte de nuestra territorialidad ancestral, es una arbitrariedad que desconoce el postulado constitucional según el cual Colombia es una Nación diversa, multiétnica y pluricultural.

Por todas estas razones, desde el 28 de abril en diferentes territorios nos hemos unido al Paro Nacional; y mañana 12 de Mayo nos levantaremos para que Colombia y el mundo vea y sienta el país indígena. Junto a todos los sectores movilizados exigimos la desmilitarización inmediata de las ciudades y carreteras, el desmonte del ESMAD, la investigación y castigo a los culpables de la violencia estatal y paramilitar que han actuado contra los manifestantes y la implementación de un mecanismo urgente de búsqueda de las personas desaparecidas que cuente con apoyo de misiones de verificación internacional, que permitan además hacer una evaluación de las violaciones a los derechos humanos presentadas durante el Paro Nacional.

Con nuestros bastones recibimos los diferentes pronunciamientos públicos nacionales e internacionales que reconocen el papel de la Guardia Indígena, de las autoridades y organizaciones del movimiento indígena como constructores de paz, por eso suscribimos el llamamiento para seguir en el tejido de una agenda común que acreciente la resistencia solidaria en cada movilización y en cada punto del paro, y trace una ruta cierta para el diálogo entre colombianos y colombianas; los pueblos originarios sabemos de hermandad y lamentamos que este gobierno y la élite que representa quiera por acción o por omisión alentar una guerra fratricida que sólo los beneficia a ellos y a sus negocios como parte del modelo de desarrollo depredador capitalista que está llevando al planeta al borde del colapso y frente al cual, en las calles de las ciudades y los territorios levantamos las banderas de la Minga por la Vida, la Paz y el Buen Vivir.

  • ¡Viva la Minga y el Paro Nacional!
  • ¡Cuenten con Nosotros para la Paz, nunca para la guerra!
  • ORGANIZACIÓN NACIONAL INDÍGENA DE COLOMBIA (ONIC) – AUTORIDAD NACIONAL DE GOBIERNO INDÍGENA
    #SOSPueblosIndígenas

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar