Artículos de opinión

Posts @IPDRS

En día 25 de abril, reunidos en una enriquecedora charla promovida por el posgrado de Desarrollo Rural del CIDES-UMSA, se conversó sobre las potencialidades del nuevo entorno TIC adaptado a la actividad agraria del medio rural remoto.

La Doctora  Marian Rubio, dinamizó la conversa a partir de los resultados de una investigación realizada en la provincia Teruel, España, de lo que ella define como un ejemplo de agricultura remota, en tanto tiene como características ser de baja productividad empresarial; orografía accidentada y un clima riguroso, además de caracterizarse por una baja densidad demográfica con altos índices de envejecimiento, pequeño tamaño de explotaciones, falta de equipamiento y poca fuerza política para lograr mejores condiciones, servicios y financiamientos -para el sector- por parte del Estado, además del aislamiento geográfico que impacta en el acceso a información y nuevas tecnologías. De alguna forma comparte ciertos aspectos con las realidades productivas de la agricultura familiar en Bolivia. Una diferencia central entre esta agricultura remota, y la familiar boliviana, es la importancia de la segunda en la provisión de alimentos a los mercados nacionales y el la posibilidad de una canasta familiar accesible económicamente.

Los  principales planteamientos de la investigación giran en torno a pensar la necesidad de una nueva modernización de la agricultura a partir del uso de las TIC’s, posibilitando una agricultura de precisión,  que  sería, para la autora, la combinación de la agricultura inteligente, en tanto rescata el conocimiento ancestral, en combinación con la tecnología digital, lo cual permitiría mejorar la gestión, eficiencia, calidad y cantidad de la producción y la comercialización.

El uso de este entorno TIC, donde es central las aplicaciones (apps) desarrollas para el sector, como el internet de las cosas, plantea que serviría para captar y procesar datos y transmitir información que impacte en la toma de decisiones de productores/as y en la disminución de costos y riesgos del sector.

Ahora bien, en esta región como lo que sucede en el área rural de muchos países latinoamericanos, hay aún trabajos pendientes previos, como ampliar la cobertura y trabajar con productores y productoras en el desarrollo de habilidades y socialización  de estas tecnologías y su aplicación en la agricultura.

Entre las principales reacciones y aportaciones de los y las convocados/as, se planteó la necesidad de considerar por un lado, la responsabilidad del estado, en sus diferentes niveles, en estas innovaciones, pero además la necesidad de establecer mecanismos o estrategias de sostenibilidad -donde las universidades pueden jugar un rol decisivo- a fin de evitar retrocesos frente a recortes presupuestarios entre una y otra gestión.

Asimismo se planteó que si bien articular la agricultura con el entorno TIC es de suma importancia para disminuir el tema de la información asimétrica, en realidades como la nuestra, además del impacto del acceso a la información es necesario ver otros aspectos, que van desde mejoras o desarrollo de sistemas de riego, hasta políticas de fomento a la producción familiar que permitan optimizar no sólo la agricultura familiar, sino también las condiciones de vida de quienes la hacen posibles.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar