Artículos de opinión

Posts @IPDRS

En Pananti son las mujeres indígenas las que lideran y fortalecen el sustento económico y productivo de la comunidad. No solo cultivan para consumo propio sino que ampliaron su visión y ahora prevén industrializar su producto estrella, el maní.

De ese fruto seco se pueden obtener varios derivados, tal es el caso de mermelada, mantequilla, aceite, sopa de maní (envasado), entre otros. Es por ello que las mujeres guaraníes, con apoyo del Centro de Estudios Regionales para el Desarrollo de Tarija (Cerdet), impulsan ese importante proyecto para la zona. La organización se llama Munduvi y alberga a unas 20 socias (10 activas y 10 pasivas), éstas trabajan de manera conjunta para elaborar sus productos y comercializarlos en el mercado. Están a la espera de la certificación del Servicio Nacional de Sanidad Agropecuaria e Inocuidad Alimentaria (Senasag) para masificar su producción.

Las socias participaron en diferentes ferias y concursos, de la cuales obtuvieron premios y reconocimientos. De esa manera es que cuentan con maquinaria (molino, horno, balanza, etc.), pues tras postularse en una convocatoria, una organización no gubernamental se las donó.

Una de las socias y dirigente de la comunidad, Paola Valdez, manifestó que las mujeres realizan un trabajo conjunto con sus esposos e hijos para cultiva el maní. Son 40 hectáreas en las que producen, y si el tiempo acompaña incluso pueden sacar hasta 30 o 40 quintales por cada hectárea. 

Un frasco de mantequilla y mermelada cuesta 15 bolivianos, cada uno. Éstos son totalmente orgánicos, razón por la cual la gente los prefiere. Así fue en la feria de El Palmar de Yacuiba, donde salieron ganadores. “Nosotros hacemos 50 frascos en dos días, hay que hornearlo, pelarlo, seleccionarlo, sacar las dos cáscaras”, explicó Valdez.
Lamentó que el Gobierno Municipal de Yacuiba no les colabore para mejorar esa iniciativa productiva, pues sólo les brinda la maquinaria agrícola, pero tampoco es gratis, ya que tienen que pagar por cada hectárea trabajada.
La Gobierno Regional del Chaco este año sí las está apoyando con la dotación de semillas de maní para un total de 15 hectáreas, y una contraparte es puesta por los guaraníes.

El Cerdet, con la Cooperación ICCO (organización holandesa) con los recursos del Fondo de Innovación, trabaja en proyectos productivos para apoyar a las familias indígenas. En este caso coadyuvan para mejorar la producción de los derivados del maní. 

“La idea es armar una pequeña empresa comunitaria que pueda producir de forma permanente todo el año, por ejemplo unos cinco mil frascos que tengan que ver con el maní y la miel, entonces es un apoyo más técnico en el tema productivo”, dijo el director del Cerdet, Guido Cortez. Consultado sobre si hay mercado para estos productos, sostuvo que en Tarija hay poca demanda, pues normalmente solo lo consumen en la sopa de maní, la aloja de maní o quizá el tostado.

Para cambiar aquello, las mujeres indígenas crearon un nuevo producto, es una especie de mermelada hecha de miel de abeja, con puré de manzana o pera y el tostado de maní molido. Este producto tiene muchas cualidades nutricionales.

“Las mujeres trabajan de forma unida y colaborativa, ellas producen el maní: lo siembran, cosechan, lo transforman, lo procesan y lo venden. Es una iniciativa muy interesante de mujeres que pueden mostrar cómo se sale de los niveles de pobreza muy extrema a ser un ejemplo para otras mujeres”, acotó Cortez.

Munduvi, la empresa de mujeres guaraníes

La Asociación de Productoras de Maní Munduvi, está conformada por mujeres productoras de la comunidad indígena guaraní de Pananti, que aún está en proceso de su consolidación y tienen experiencia en la producción de derivados de maní como ser mantequilla, mermelada, turrón, aloja y confitados de maní. Las mujeres desde hace años producen y venden el grano del maní, pero sólo desde hace cinco años lo procesan para venderlo en el mercado local y en ferias municipales.

FUENTE: EL PAÍS

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar