fbpx

 

 

 

Posts @IPDRS

El día 16 de diciembre de 2021, se realizó el Diálogo de saberes ¿Son viables las iniciativas económicas y emprendimientos productivos de las mujeres del Chaco?, del que participaron una diversidad de mujeres que hacen trabajo de acompañamiento, asesoramiento y asistencia técnica y jurídica a las organizaciones de mujeres rurales del Chaco. Su perspectiva nos invita a evaluar la visión del desarrollo, de la cooperación internacional y a valorar de mejor forma los logros y aportes de las mujeres rurales.

Luz Aura Mejía, técnica de acompañamiento de CIPCA Cordillera, se refirió al trabajo que realiza su institución junto a las capitanías guaraníes permitiéndoles identificar puntos críticos y aportar en una diversidad de procesos, por ejemplo, en el logro de la autonomía indígena y en el fortalecimiento de la gobernanza que las organizaciones ejercen sobre sus territorios. Si bien la organización guaraní, a nivel territorial, es celosa de que se generen paralelismos, y no se han generado organizaciones de mujeres o jóvenes, existen carteras de género y juventudes. Existen avances, líderes formadas y una voz muy respetada desde las mujeres; sin embargo, también se siguen presentando los casos de violencia familiar y violencia política. Se trata de un proceso largo que deben enfrentar las mujeres para defender sus iniciativas económicas y también sus derechos.

Malena Castilla, doctora en antropología por la Universidad de Buenos Aires, inició describiendo el contexto de la provincia Pampa del Indio, Argentina, y advirtiendo que se trata de un ámbito bastante complejo, recargado por la presencia de una diversidad de identidades étnicas que reivindican territorios ancestrales, y también una serie de actores, intereses por los recursos naturales; y recursos financieros provenientes del Estado argentino, pero también de la cooperación y el Banco mundial. En tal situación de disputa, las organizaciones del Chaco se forjaron y fortalecieron con diferentes aliados, les cuesta dilucidar en su discurso propio y descargarse de la influencia de instituciones religiosas o instituciones de desarrollo, que tienden a la despolitización.

Por su parte, la agroecóloga Celia Motta de la Asociación Oñoiru del Paraguay, compartió la experiencia de su organización, el fortalecimiento de las mujeres y los comités de base conformados por 56 familias fundadoras. Paraguay es un contexto bastante adverso para la producción agropecuaria de base campesina e indígena, los esfuerzos por sacar adelante el tipo de iniciativas productivas como Oñoiru, es un gran esfuerzo, principalmente para las mujeres que son quienes más empoderan la agroecología.

Desde la Asociación Sombra de Árbol, la abogada Emilia Cano compartió su experiencia en el acompañamiento de asentamientos y organizaciones que buscan defender sus tierras y legalizarlas. La tierra es, entonces, la base material primordial para instaurar iniciativas y emprender proyectos que vayan más allá del proyecto de vida y la subsistencia de familias y comunidades rurales.

Finalmente, Jhaquelin Dávalos responsable del área de Interaprendizaje y de la oficina de desarrollo territorial de Macharetí, Bolivia, del IPDRS, compartió algunas reflexiones referidas al cómo las mujeres emprenden sus proyectos propios, apelando a elementos culturales, la memoria y creatividad, y cómo estos proyectos han podido resistir al azote de la pandemia.

Reviva el Diálogo de saberes: