Posts @IPDRS

El Instituto para el Desarrollo Rural de Sudamérica (IPDRS) organizó el conversatorio “Reflexiones sobre la situación de la academia en el nuevo contexto brasilero y sudamericano”, como cierre de la visita del geógrafo Carlos Walter a Bolivia.

Oscar Bazoberry, coordinador general del IPDRS, explicó la alianza existente entre la iniciativa del Movimiento Regional por la Tierra y Territorio y el Laboratório de Estudos de Movimentos Sociais e Territorialidades (LEMTO) de la Universidad Federal Fluminense, en la sistematización de historias inspiradoras de acceso a la tierra y territorio, y una serie de encuentros que se han promovido junto a organizaciones y líderes de procesos brasileros. Precisamente, el momento actual, es un punto de inflexión donde necesitamos inspirarnos en las experiencias de resistencia de diferentes territorios, para contrarrestar los efectos de la agresión del extractivismo. En particular, mencionó Bazoberry, la Amazonia es una región preocupación colectiva porque diversos actores están potenciando la transformación de la frontera agrícola, en un contexto político que prima intereses económicos de grupos privilegiados.

La charla que motivaría el conversatorio estuvo a cargo del profesor Porto- Gonçalves, quien desde una agenda de investigación propia, compartió su voluntad por intercambiar criterios, renunció a la lectura de su trayectoria basada en sus hitos académicos y propuso  marcar la trayectoria de lucha política desde la academia de un hijo de obreros, formado con un compromiso histórico hacia la desterritorialización, para revertir experiencias de despojo, que le afectan personalmente y le impulsan a la denuncia.  

Desde este principio de humildad y explicitando la posibilidad de equivocarse en el proceso, Porto- Gonçalves compartió su buena voluntad por pensarnos en clave territorial, y reconocernos más allá de la geopolítica. Realizó una valoración de intelectuales bolivianos como Sarela Paz, Oscar Olivera, Silvia Rivera, Luis Tapia, los dos últimos presentes en el conversatorio, entre otros; y proponiendo una continuidad de trabajo conjunto.

Introduciéndose en materia, Carlos Walter, parte de la incomodidad del fenómeno Bolsonaro y se pregunta, ¿Qué fenómeno es éste? En Brasil, a inicios de 2018 no existía una antipatía o voluntad popular respecto a Bolsonaro. Él mismo, como político se autodenominaba “antisistema”, no se identificaba ni con partidos de derecha ni de izquierda. Inclusive, promovió la noción de “familia Bolsonaro”, como un partido Bolsonaro, donde tres de sus hijos lograron su ascenso  político. 

Se trata de un  fenómeno  ideológico,  político  cultural  a entender. ¿Cómo se  convierte  en  el  líder  de  la  octava  economía  del  mundo? Un  país  de 230  millones  de  habitantes,  que  elige a una candidatura de bajo nivel en todos los aspectos. Comprender este  fenómeno  permitirá  visibilizar  la  lógica  de  la  política  a  nivel  global. 

Existen varios ejemplos de procesos electorales en  el  mundo, que tuvieron un desenlace incomprensible. El referéndum en Colombia para aprobar el acuerdo de paz, que hasta el día de la  votación señalaba al SI;  sin  embargo, en los resultados ganó el NO. La  elección  de Trump en Estados Unidos, la gente afirmaba, “dormimos con Hilary Clinton Presidente y despertamos con Trump al poder”, y otras elecciones en  Europa, que se  decidieron bajo la influencia de la información movilizada en WhatsApp, Twitter o Instagram.

Bolsonaro planteó que no requería de tiempo en la televisión porque contaba con las redes  sociales. Un  político que durante 28 años fue invisible en  la  política, y cuya base social es de militares en la defensa de sueldos, con  votos  cautivos como un  sindicalista  militar. 

A partir de septiembre, las televisoras hablan del escándalo del atentado que sufrió Bolsonaro, con una puñalada en el abdomen. Logran votos garantizados de las iglesias pentecostales, que habían logrado representación política formal, y varios diputados a su favor. Resulta importante  analizar  este fenómeno, para prevenir lo que puede suceder en otros países, es una alerta. No subestimemos el poder de líderes que no necesitan partidos, Bolsonaro utilizó una  sigla sin  compromiso ideológico.  

En su campaña Bolsonaro enunciaba que el  sistema  político está podrido, que había que  cambiar todo, y ese  discurso era tradicionalmente de la izquierda. Ahora se reencarna en la extrema derecha. Somos conscientes que los errores del Partido de los Trabajadores (PT) son inmensos, pero no son suficientes para explicar el fenómeno Bolsonaro.

Uno de los errores del PT fue la falta de movilización social para impedir el  “impeachment” de Dilma, para  la defensa  del  legítimo  mandato  de  Dilma. También  el “impeachment” preventivo  de Lula,  para evitar  que  pueda elegirse, pues ya contaba con 36 % de la preferencia en encuestas. Su prisión abrió un vacío en el campo político, que vino a llenar la derecha.

Bolsonaro tiene dificultades para gobernar, su mayor oposición es él mismo, dice algo en la mañana y lo desdice en  la tarde. Su  dominio está basado en la privatización de la economía, acabar con la seguridad social como responsabilidad del Estado, dejar la economía en manos del capital financiero. Mientras tanto, en educación, en  4  meses tuvimos dos  ministros, el último no tiene proximidad con el conocimiento; en ese ámbito, las políticas nacionales dividen las responsabilidades según las instancias, la enseñanza básica está en  manos de los municipios. Y el ministro de educación declara que el  Gobierno Federal debe invertir en la enseñanza básica, afirmación que sería anticonstitucional. 

El  problema  viene  de antes,  las  inversiones  en  ciencias  humanas  en  Brasil  no  pasaban de 2 %, esto ocurrió en gobiernos anteriores. No requerimos de Bolsonaro para subestimar las ciencias humanas. Brasil brinda condiciones privilegiadas en la universidad, altos salarios, becas, oportunidades, etc., y a pesar de ello, la universidad demostró poco compromiso social con  los  pueblos, y esta forma de operar desde la academia genera frustración social, por eso Bolsonaro encuentra  eco a sus  críticas. Las  universidades no son defendibles en su generalidad, a excepción de algunos centros de investigación en Bahía, Para, la  Frontera  Sur, con propuestas comprometidas. 

Bolsonaro está obligando a la universidad a politizarse. En el pasado, los militares  tuvieron un papel protagónico en la instalación de la universidad, los programas de becas  fueron creados por militares, en la post guerra se motivaron por tener tecnología de punta para manejar energía nuclear. El proyecto nacional desarrollista tuvo protagonismo de las universidades, por  ejemplo, Petrobras creada en los años 50, está vinculada a un centro de investigación universitario en  Rio de Janeiro, para  desarrollar tecnología. La Empresa  Nacional de telecomunicaciones tiene la UNICAMP, un centro de investigación financiada con dinero público, al igual que la EMBRAER, Empresa Brasilera de Producción de Aviones. La empresa Brasilera de Telefonía, junto a la universidad de Bahía que aportaba con información en telefonía. Con el neoliberalismo se quebró la relación con  las universidades, porque se  privatizaron las  empresas, y las universidades quedaron sin un rol definido.

¿Qué pasó con el gobierno de Lula? Expandió la universidad, dobló los cupos, y promovió el ascenso social. En este  momento, la  universidad produce  profesionales que ascienden  en la economía propia, sin vínculo o compromiso social. Al mismo tiempo, los pueblos indígenas tienen cupos universitarios, pero al pasar por allí, se desvinculan de sus luchas históricas.

La universidad debe ser un espacio de compromiso con la sociedad, su acceso  libre es un  desafío nuestro. Bolsonaro  con  sus  críticas  al  marxismo cultural,  responde  al discurso  de la derecha a nivel global, eso representa el ataque a grupos sociales como mujeres, pueblos indígenas,  afrodescendientes, comunidades transexuales,  entre otros. 

Con estas alertas lanzadas, se le preguntó sobre los pueblos indígenas, la disponibilidad de la tierra y la seguridad jurídica para ellos. El profesor Porto- Gonçalves reflexionó sobre la persistente disputa de los recursos naturales y la proliferación, de la minería y el cultivo de commodities como aquel patrón de acumulación de capital que no se transforma hace décadas, ni en el Brasil, ni en el resto de la región.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar