Artículos de opinión

Posts @IPDRS

Justo a mitad de este mes, se celebró un nuevo Día internacional de acción contra las represas, aquellos megaproyectos que se presentan en muchas partes del mundo como expresiones de la modernidad y alternativas para la generación de energía.

En una jornada en contra de las represas celebrada en la Universidad Mayor de San Andrés de la ciudad de La Paz, Bolivia, Luís Pacheco del Instituto de Ecología de esta universidad reflexionó con un amplio público sobre lo equivocado de la percepción general sobre el crecimiento económico identificado con el mayor consumo de energía. Y es que muchos grupos y organizaciones sociales vienen cuestionando las diferencias entre este tipo de crecimiento económico y el desarrollo, y las posibilidades de generar formas de vida más sostenibles para las futuras generaciones.

Los megaproyectos por represas en toda la región se plantean de forma descarnada, intervienen territorios campesinos e indígenas sin consultar previamente con sus poblaciones y a la larga, afectan irremediablemente sus vidas. Son muchas las organizaciones que se han organizado al respecto, principalmente en Brasil, Colombia, Ecuador, Perú y Bolivia, países que tienen territorios amazónicos, y por tanto, disponen de una considerable riqueza natural y principalmente, agua, un atractivo imperante para las grandes potencias, empresas y países del norte.

En Neiva al sur de Colombia, 2 mil personas, fundamentalmente jóvenes marcharon para manifestar su rechazo al proyecto El Quimbo que pretende represar las aguas del Río Magdalena en su cuenca alta.

3 y 4 mil personas, al norte de Antioquia se movilizaron para rechazar la construcción del proyecto Ituango sobre el Río Cauca, que sería construido entre las desembocaduras de los ríos San Andrés e Ituango.

En Santander, campesinos, pescadores, ambientalistas, trabajadores, estudiantes se desplazaron hacia el campamento de Isagen, en Tienda Nueva en la vía Bucaramanga - Barrancabermeja para decir NO, al proyecto Hidrosogamoso, que pretende represar las aguas del río Chicamocha, en una de las regiones del departamento más ricas diversas y culturalmente.

En Brasil, el Movimiento de los Afectados por Represas (MAB) denunció la forma en la que el Estado utiliza el debate sobre el agua, “há um uso exagerado do debate sobre a escacasses da água sem questionar quem tem se apropriado e para que tem feito uso dos recursos hídricos”. Conforme estudo da Organização das Nações Unidas para a Alimentação e Agricultura (FAO), no Brasil 70% da água é usado pela agricultura irrigada, monocultura e pecuária, 19% da água é usado pelas usinas nucleares, termelétricas, siderúrgicas e refinarias de petróleo e apenas 11% da água é usado pela população, explican en su web.

La Vía Campesina realizó una serie de acciones globales bajo la consigna ¡Por los Ríos, por el Agua y por la Vida! Las reflexiones se extienden al sur donde, se gestan diversos proyectos y varias organizaciones están en alerta.

En Bolivia, el proyecto de El Bala y Chepete en la Amazonía, y además, Rositas en el Chaco han alarmado a sus poblaciones que ven su futuro incierto y su territorio en peligro. El proyecto de la represa de El Bala ha sido pensado desde la década de los cincuenta y los sucesivos gobiernos conservadores y hasta dictatoriales tenían en la mira al territorio, hasta que el año 2007, el gobierno de Evo Morales emitió el Decreto Supremo 29191, declaraba este proyecto de prioridad nacional sin consulta previa. La megarepresa alcanzaría una altura cercana a los 150 metros, la cota del reservorio en el Bala sería de 350 metros e inundaría más de 200.000 hectáreas (2.000 Km2) en los valles de los ríos Beni, Tuichi, Hondo y Quiquibey. En cuanto al proyecto Rositas, su infraestructura anegará más de 40 mil hectáreas de bosques húmedos de la cuenca del río Grande y afectará a la flora y fauna endémica de un área protegida municipal, según el Comité de Defensa de Tierra y Territorio. Forma parte de un complejo de siete hidroeléctricas que demandarán una inversión de más de 26 mil millones de dólares con el objetivo de generar energía para la exportación. Investigadores alertan de la no existencia de un mercado para venderla.

Estos iniciales proyectos y la temprana resistencia de las poblaciones dan cuenta de la afirmación del MAB en Brasil #SomosTodosAtingidos #SomosTodasAtingidas, las megarepresas, hidroeléctricas y la infraestructura del desarrollo son agendas sociales que deben consultarse a las poblaciones locales, pero en verdad, toda la sociedad debe preocuparse y sentirse afectada por la creciente escases de recursos naturales, principalmente el agua.

Fuentes: 

http://censat.org/es/noticias/colombia-movilizaciones-en-el-dia-de-accion-contra-las-represas

https://es.mongabay.com/2017/07/hidroelectrica-rositas-proyecto-rechazan-las-comunidades-amenaza-area-protegida-bolivia/

 

Casos inspiradores de acceso a la tierra, informes sudamericanos, debate en:  http://porlatierra.org

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar