Artículos de opinión

Aporte de las mujeres rurales

Mónica Novillo G.

Lunes, 20 Noviembre 2017

Envíe su artículo

Posts @IPDRS

En Paraguay, indígenas se preparan para sus primeras elecciones internas como primer movimiento de nativos en el país. Fueron presentados sus principales candidatos. Según afirman, los pueblos originarios necesitan tener una voz en el Parlamento ante el abandono existente.

En Pananti son las mujeres indígenas las que lideran y fortalecen el sustento económico y productivo de la comunidad. No solo cultivan para consumo propio sino que ampliaron su visión y ahora prevén industrializar su producto estrella, el maní.

 

El secretario técnico del Fondo para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas de América Latina y el Caribe, Álvaro Esteban Pop, aseguró que la implementación por parte de los gobiernos de la Consulta Previa Libre e Informada a los pueblos indígenas pone a prueba qué tan democráticos son los países.

La agricultura familiar campesina ayuda al desarrollo y crecimiento de pequeños productores. Su implementación tropieza con dificultades estructurales. Piden políticas públicas para promover el arraigo campesino en el campo.  En Paraguay, sectores campesinos organizados y organizaciones no gubernamentales impulsan esa implementación. Desean contrarrestar el avance del agronegocio al que ven como amenaza de copar tierras de pequeños productores para la siembra de la soja. Esa práctica causa que el campesino venda su tierra y migre a la ciudad.

Este pueblo remoto en el sur de los Andes peruanos iba a ser un ejemplo de cómo las empresas pueden ayudar a comunidades que tuvieron que dejar sus hogares por la minería. Llamado Nueva Fuerabamba, fue construido para albergar a unas 1.600 personas que abandonaron su aldea y tierras de cultivo a fin de allanar el camino para una enorme mina de cobre a cielo abierto. El nuevo pueblo cuenta con calles pavimentadas y casas con electricidad y agua potable, alguna vez lujos para los indígenas quechuas que ahora viven allí.