Artículos de opinión

X Congreso

ALASRU

Miércoles, 31 Enero 2018

Envíe su artículo

Posts @IPDRS

La información la dio a conocer el miércoles, 4 de abril del 2018, la ministra de Inclusión Económica y Social, Lourdes Cordero. Foto: Archivo / EL COMERCIO

Unos 45 000 jubilados del Seguro Social Campesino del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS) dejarán de percibir el Bono de Desarrollo Humano (BDH) o la pensión para las personas de la tercera edad del Gobierno, pues ya reciben una jubilación.

La información la dio a conocer el miércoles, 4 de abril del 2018,  la ministra de Inclusión Económica y Social, Lourdes Cordero.

De acuerdo con el Decreto Ejecutivo 350, emitido el pasado 29 de marzo, los afiliados al Seguro Social Campesino, que se encuentran en situación de pobreza y extrema pobreza, recibirán el Bono de Desarrollo, siempre y cuando no perciban una pensión de la seguridad social. La medida entró en vigencia desde la publicación del Decreto.

“Es necesario revisar de manera global la estructura del sistema de protección de las transferencias. Uno de los elementos centrales es que debe dirigirse básicamente a la reducción de la pobreza extrema, tenemos que ir identificando las personas que se encuentran en esa condición”, recalcó la titular de la Cartera de Inclusión Económica y Social .

La Ministra aclaró que la medida no impacta a los afiliados al Seguro, sino solo a pensionistas. Además, enfatizó en que no se trata de una reducción de beneficios, pues en la Asamblea hay un proyecto de ley para segundo debate que contempla el alza de la pensión jubilar campesina de USD 65,14 a 100. “No pueden recibir doble pensión y la Asamblea está por aprobar la ley”.

A gremios de campesinos les preocupa este anuncio. “No se ha aumentado la pensión y de una vez han cortado esa compensación a los compañeros que la reciben. Ganaron ese derecho luego de hacerse un análisis de su economía”, lamentó Rómulo Quimez, presidente de la Confederación Nacional de Afiliados y Jubilados del Seguro Social Campesino.

Quimez recordó que la pensión es una compensación “ganada” por el esfuerzo que realizan los trabajadores en el campo, quienes a su juicio siempre han producido a pérdidas.

El presidente Lenín Moreno subió la transferencia del Bono de Desarrollo Humano, mediante Decreto del 22 de diciembre del 2017, de USD 50 hasta 150, de acuerdo con el número de hijos de los beneficiarios y sus edades. El beneficio comenzó a aplicarse desde febrero pasado y ya se han beneficiado 74 000 familias.

Además, subió la pensión para las personas adultas mayores en situación de pobreza extrema, de USD 50 a 100.

La asambleísta Cristina Reyes, de la Comisión de los Trabajadores y la Seguridad Social, señaló que el debate de la Ley en la comisión está paralizado porque aún el IESS no les entrega el informe actuarial en el que se sustenta la medida.

Aseguró que solo se les entregó un resumen, en el que se señala que el seguro tiene sostenibilidad por 14 años más.

El 9 de abril la Comisión de los Trabajadores y la Seguridad Social espera la comparecencia de la ministra de Finanzas, María Elsa Viteri, el presidente del Consejo Directivo del IESS, Manolo Rodas, y el secretario de la Gestión Política, Miguel Carvajal.

“Mi exigencia es saber dónde está el aporte anual del Estado para este incremento. Según la Ley, no podemos aprobar una prestación si no está financiada”, subrayó Reyes.

En contexto ​

El Decreto 350 establece que los afiliados a los seguros Social Campesino y de amas de casa del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social únicamente recibirán el Bono de Desarrollo Humano, siempre y cuando no reciban una pensión de la seguridad social.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar