Artículos de opinión

Aporte de las mujeres rurales

Mónica Novillo G.

Domingo, 19 Noviembre 2017

Envíe su artículo

Posts @IPDRS

Enseñanzas, luchas, aprendizajes y experiencias se estampan en “Un curioso incorregible”, un libro de 718 páginas que retrata la vida del sacerdote jesuita, Xavier Albó, el “p’ajla”, quien como coautor del texto es voz autorizada para asegurar que se trata de un trabajo que escapa a la posibilidad de ser una simple autobiografía.

“(El libro) está escrito para que sea bien alegre y simpático. Tiene todo un mundo en las páginas para que se pueda sonreír constantemente”, manifestó Albó tras la presentación del texto, del que Carmen Beatriz Ruiz también es autora, y que fue presentado este martes en la Universidad Mayor de San Andrés con el apoyo de la Fundación Xavier Albó y el Centro de Investigación y Promoción del Campesinado (Cipca).   

Se trata de una obra dividida en tres grandes capítulos: Los zigzag de la vida, El mundo es ancho, pero no tan ajeno y Complicidades en el camino. Cada uno de ellos contiene cientos de relatos, lugares, personas y hechos que narran las vivencias del “P’ajla Albó” desde su niñez, su llegada a Bolivia y todas la experiencias que le tocó vivir en el país hasta sus actuales 83 años.  

“El P’ajla necesitó 700 páginas para escribir sus memorias, convertidas como él dice en anécdotas. Mi persona necesitaría 700 horas para seguir hablando de nuestro incorregible trotamundos, de nuestro curioso incorregible”, señaló el sacerdote jesuita Francisco Pifarré, quien comentó el texto de Albó entre historias y revelaciones.

Una de aquellas historias que no dejó pasar Pifarré fue la conversación que tuvo “El P’ajla” con Juan Pereda Asbún, exministro del Interior del gobierno de Hugo Banzer Suárez y expresidente de Bolivia, ocasión en la que Albó “demostró ser más boliviano que muchas personas que nacieron en este país”.  

“Asbún te llamó y te hizo un buen sermón, te dijo ‘deje de fregarnos a los bolivianos, usted que sabe de Bolivia’ y tú le contestaste en quechua y le dijiste: ‘mire señor, yo creo que es más importante poderse entender con la gente de un pueblo hablando en su propia lengua que, habiendo nacido en ese pueblo, no poderse comunicar con toda esta gente’”, relató Pifarré.  

Un momento interesante durante la presentación fue cuando Pifarré le preguntó a Albó por qué nombraron interculturales a los colonizadores durante la última Asamblea Constituyente.

“Para que no se vieran como colonizadores sucesores de la Colonia, pero les dije en la cara, al Evo también le he dicho en la cara a veces, aunque sigo siendo su amigo y de Álvaro (García Linera), que yo les llamaré interculturales cuando sean capaces de respetar a los indígenas de los sitios donde van a colonizar, que mientras no lo hagan les llamaré colonizadores”, indicó.

FUENTE: ANF

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar